El caldo de pollo, el mejor remedio natural